viernes, 31 de julio de 2009

Tierra Caliente (segunda parte) CENTINELAS Y SOBREVIVIENTES

LOS CENTINELAS





Charla con Doña Elpidia Vda. De Tavira

Iguala Guerrero, 31 de marzo, 2009


Conviviendo en casa de Don Ángel Tavira , en las orillas de la ciudad de Iguala.

Acompañó a está foto un guiso de Pollo a la Crema, que según nos relata doña Elpidia, era el favorito de Don Ángel. El platillo, era degustado cuando había un festejo y en esta ocasión, la sola memoria de Don Ángel fue el motivo para preparar esta comida.

El Altar de don Ángel

Iguala Guerrero, 31 de marzo, 2009


Inmediatamente después de fallecer Don Ángel, el 30 de junio de 2008, le fue colocado este altar donde la luz de esta vela jamás se ha apagado. Don Ángel es convertido así en Centinela de los viejos Sobrevivientes que ejercen, a pesar de los contratiempos, las tradiciones de Tierra Caliente.

Su Luz simboliza en mi ámbito espiritual personal, la ruta entre pasado y presente, el camino entre la vida y la muerte, la esperanza de los Sobrevivientes a ser también Centinelas algún día…



“El violín” con partituras

Iguala Guerrero, 31 de marzo, 2009


Don Ángel Tavira no era en realidad actor, pero es parte esencial de dos películas. Si bien es cierto que su personaje es ya parte del cine mexicano, sus acordes de violín son indispensables para la música tradicional, desde toda su vida anterior.

Profesor Ángel Tavira le llaman en Iguala, donde es más conocido por su labor de docente para los jóvenes de secundaria, para quiénes preparaba manuales y transcribía la música de Tierra Caliente. Sus partituras, al igual que su Violín son el alimento que le permitió sobrevivir y trasmitir a otros sus referentes de vida.

Su Violín conserva ese aire de nostalgia parecido al de una habitación sin sus habitantes, donde se escuchan aun los ecos disueltos de las voces, los pies que caminan, las risas y los murmullos de las confesiones…



“El violín” y su listón

Iguala Guerrero, 31 de marzo, 2009


Don Ángel perdió su mano a los 13 años de edad al estallarle un cohetón cuando trataba de lanzarlo en una fiesta patronal en su pueblo natal, Corral Falso. Ello no le impidió continuar desarrollando su pasión por la música y con su instrumento más cercano: el violín. Así aprendió a tocarlo, con el arco amarrado a su muñón con un listón de algodón. De este modo pudo ejecutar sin problema los sones, pasos dobles y música tradicional de su amada Tierra Caliente




Cementerio de Corral Falso, Mpio. de Ajuchitlán, Guerrero.

Corral Falso, Ajuchitlán, Guerrero, 1 de abril, 2009


“ Cada vez que considero

que me tengo que morir

tiendo mi capa en el suelo

y me harto de dormir

En el cementerio entré

buscándola como un loco

y me respondió la muerte:

esa niña quiere a otro”


(fragmentos de la Malagueña)


Aquí yace Don Ángel, bajo la misma tierra en la que su ombligo fue enterrado al nacer… claro que bajo la sombra de un Capire.




Luz y Violín en la tumba de Don Ángel


A casi un año… en junio.

Corral Falso, Ajuchitlán, Guerrero, 31 de marzo, 2009


Por ti la misma sangre -tuya y mía-
corre el alma de nadie siempre abierta.
Por ti la angustia es sombra de la puerta
que no se abre de noche ni de día.

Junio me dio la voz, la silenciosa
música de callar un sentimiento.
Junio se lleva ahora como el viento
y el alma inútilmente fue gozosa.

Hoy hace un año, Junio, que nos viste,
desconocidos, juntos, un instante.
Llévame a ese momento de diamante
que tú en un año has vuelto perla triste.


Carlos Pellicer

HORAS DE JUNIO (fragmento)


Don Ignacio Sánchez, Arteaga, Michoacán

Apenas si nos acabamos de enterar de la muerte de Don Nacho en últimos días del mes de julio, de este 2009.

Cuando realicé esta imágen, en el mes de junio, aún había cierta esperanza familiar que su diagnóstico estuviera equivocado y poderlo sanar. Maestro de la vihuela, se une a los centinelas que vigilan la tradición en donde esté.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada