sábado, 27 de noviembre de 2010

Incongruencias personales

Intento vagar en la nada, como quién vaga en la tierra.. Recorro medio siglo de frases y me atoro en la ambiguedad de la palabra. Entiendo dos discursos: uno que tiene que ver con la recreación de los individuos y otro, en silencio, que habla de la visión de otros (muchos) individuos que no dicen mucho, pero al callar dicen más que los que hablan.


Ce que je veux pour mom royaume
C'est à ma porte un vert sentier,
Brceau formé d'un églantier
Et long comme trois brins de chaume
Emile Zola
Lo que quiero para mi reino
Es ante mi puerta un sendero verde
Cuna formada por un escaramujo
Tan largo como tres briznas de paja
Emile Zola
Mis visiones son un rito. Yo no invente los ritos, y tampoco son ceremonias que alguién inventa así de la nada: llamo rito a rememorar un mito antiguo. Creación a veces, destrucción de creencias en otras. Reacreación de mi ser en el tiempo infinito que se funde en los milenios que me anteceden... resguardo estos recuerdos como si me los hubieran contado ayer.









Llamo a mi espiritú a rendir testimonio: no asiste. Llamo a mi memoria: se niega a declarar. Entonces llamo a mi presente y me dice que es inutil despertar.
Llamo a mi olvido y comienzo a ver quién soy. Llamo a mis ancestros y se niegan a permanecer, pero dejan rastros de mi y de ellos con el olvido y comienzo a recuperar así parte de quién me habita.



Miro a los cielos y describo a las pleyades. La Luna también aparece como un astro que da vida a mi parte oscura, como si desease ocultar su cobardía por no haberse tirado a la hogera cuendo era requerida. Mi parte oscura se parece a la luna: crece despues de brillar y desaparece poco a poco.



Así como Buñuel asistió a Calanda a tocar sus tambores, yo regreso a la Fama a escuchar un violín antiguo y lo encuentro de nuevo en Tierra Caliente y la huasteca, mis manos sangran, mis oidos lloran, mis pies se desgarran. Recorro ciudades y transito caminos, me sumerjo en los caudales de los recuerdos de los pueblos y emerjo en el silencio de la ignorancia de millones de marionetas que persiven al mundo en 2 dimensiones. Me enoja esto mucho y sigo intentando: me destruyo al intentar crear una nueva realidad y solo logro alimentar una locura que me alimenta (he descubierto a unos miles que me entienden y ya valió la pena).

martes, 7 de septiembre de 2010

La Banda de los Originales

Si ser pretencioso es sorprenderse de los disvaríos de la cotidianidad, viajar hasta lugares recónditos con mis nulos recursos para dialogar con hombres simples y honestos, retratar la nostalgia que ellos y yo padecemos, enbelesarse con los sonidos de los metales, las percusiones, el arroyo y el viento...
si aún peor: compartirlo, entonces soy muy pretencioso.

Mis amigos de la banda Los Originales en un pequeño poblado de la sierra de Otontepec, husteca veracruzana...

Jóvenes que portan armas musicales y una sonriza que te desarma. Banda de viento, banda de añoranza y nostalgia, banda de esperanza...

¡Son de verdad portadores de una identidad maravillosa!


La milpa es un espejo de las épocas arcaicas, la tuba es un espejo del cielo y sus sonidos son el espejo de un momento en el que mi corazón dejo de latir para convertirse en instrumento.
Sonoridad de rayos, de derrumbes catastróficos, de olas tormentosas, de rescabrajamiento de la montaña, de percusión interna..


A un lado de nosotros, dos niños jugaban en el agua y como los sonidos de los acordes musicales de la banda, trastocaban los límites del universo perceptible de quienes conviviamos en este lugar mítico: San Juan Otontepec, Chontla.










video

viernes, 2 de julio de 2010

Un viaje por Tamiahua, la antigua Tamiahua...


Tamiahua es una población que comparte con una gran laguna su vida. La laguna ha estado aquí para proveer, como un Dios (que no es el cristiano) que da sin pedir nada a cambio, sino porque desea compartir lo que es: un ser vasto y posibilitador de vida, un creador de naturaleza y paisaje, un artifice del arte en el sentido que expresa bellamente lo que siente y nunca castiga porque no le haces caravanas a diario ni lo mientas para justificar una moral absurda... el recordarle es respetar y convivir con tu entorno, que incluyen los otros seres humanos, la naturaleza, la equidad en todos sus sentidos y el no querer atribuirse el papel de Dios.
Tamiahua tiene una historia que en segmentos muestra el pasado de la humanidad y al adentrarse en el presente nos muestra sus huellas...


Una laguna es un manto de agua y cielo que se funden en el horizonte en una copula sagrada que crea vida y dicha eternas.
Tamiahua, es esta laguna y cielo inmensos donde el agua de mar que se ha internado en la tierra y al mezclarse con el agua dulce que baja de las sierras cercanas, produce un ambiente propicio para la vida de especies singulares. El ostión prefiere estas aguas, y desde el mar el cámarón baja a desovar a la laguna. Otras especies de peces habitan en abundancia este estero, y alguna vez miré un delfín convivir con los pescadores.
Por otra parte, la fecundidad circunda el ambiente y la temperatura despierta más la sexualidad ya de por si presente. Un aroma de sal y pescado recuerda el orígen de la vida, un simple ostión llega a una ostra y se adhiere a ella como en los tiempos más remotos de la creación primigenia.


Y Tamiahua como nuestro país tiene otra raíz, una raíz que viene de Africa y que se asentó desde tiempos inmemoriables y se plantó a estas tierras.
Una bella anciana me ha regalado su sonrisa y me doy cuenta de mi origen incierto. Se que tengo sangre negra en mis entrañas, y me se orgulloso de ello.



Así, la parte antigua de Tamiahua surge como un manantial de vivencias que recorre mi conciencia: mi abuelo fue peluquero y músico, algún ancestro dió color oscuro a mi familia, entiendo entonces una pertenencia aeste lugar y me regosijo al postrarme en mis recuerdos más ancestros e inconcientes...




Las artes de pesca son únicas en nuestro país, ello se debe a que la memoria ancestral africana reprodujo sus técnicas al llegar a estas latitudes, así como los ritmos, los instrumentos (lease marimba), la cocina y muchos otros elementos culturales que nos heredaron y siguen y seguimos concervando, aveces de manera inconciente, casi siempre sin saber su orígen...


Tengo que mirar, simplemente mirar y entonces sabré quien soy...


La laguna, hermosa como siempre, permanece ahí en esta tarde de verano, de mapaches de mascotas, de ídolos con nombre de islas, de ancestros revividos, de amigos reencontrados, de nuevos amigos conocidos, de retornos y paisaje... Gracias a mi amiga Doris por invitarme a este maravilloso viaje.

lunes, 31 de mayo de 2010

ONIRIAS DE VERANO

Un ave que refleja su vuelo en el lago es un sueño del viento que atrapa los muchos vuelos de pájaros y mariposas para acariciar sus plumajes y pequeñas escamas. El viento tiene un alma enorme...



La aves dibujan en los cielos palabras y signos de amorosos, como una V de victoria.


Los vientos también acojen enormes nubes que salpican chispas y aguaseros.


Depues del aguasero...

La barca a la deriva, sin capitán, y a mitad de la laguna espera la corriente para atracar en alguna orilla. Laguna y barca son la imágen de una simbiosis que necesita dejar al hombre en la orilla opuesta mirando al horizonte...

!Hola gaviota amiga! ¿Ya vas a mirar al mar? Envidio tu vuelo, tu quietud al pasar. Pero cuando te acercas y miro en esos ojos curiosos mi reflejo, deseo otra ves volar.

Un pez distrajo al pelícano que debería hoy saludarnos.... disculpenlo, me lo acaba de pedir.


Mariposas que se asoman a la vigilia por accidente y de pronto se encuentran acorraladas, sin bosque.


Simplemente sueños afortunados, pues ellos juegan sin paga y por placer, lo hacen bien a mi entender, pues con semejante mar inmenso enfrente nadie los molestará.



viernes, 12 de marzo de 2010

Una visita a Tampico a través de la música antigua

¿Quienes son estos hombres que se han hecho a la vida como parte de la historia reciente de una ciudad que apenas conocemos? Un poco de su pasión y arte.

video

Plaza la La Libertad, Tampico. Efren Arteaga, Violín

Paulino Segura, Jarana. Salvador Arteaga, Quinta huapanguera

LOS CAPORALES DEL PANUCO


En desbandada... cómo sueño que regresa en una mañana fría de febrero, las imágenes de armonía y paz llegaban a mi vida de nuevo. Pero ahora no permitiré que me abandonen porque se que puedo retenerlas. Cientos de historias me han sido contadas y no seaún cómo no había comprendido su pertenencia en mi memoria y mi espíritu viajero. Pero una imágen así me la recordó y comienzo a entender de nuevo este entorno que había hecho por razones vagas, algo distante.


Bar Galeón, antes El Comercio. Salvador Arteaga. Me ha contado de una vida en la que la música es pasión, motivo y esperanza.


Efren Arteaga, aun y que de pocas palabras, las historias merodean su visión.

En la plaza de La Libertad, en el centro de la ciudad de Tampico, podemos aún revivir la nostalgia de que algunos estamos hechos. Su corazón, como el nuestro, es fragil y se precipita sin descanso en un aleteo infinito que parece hacer despertar a los transeuntes de su oniria cotidiana.

jueves, 25 de febrero de 2010

Tengo que escribir este relato, porque si no, moriría de olvido.


"Cuando era adolescente, en mi pueblo natal, Zontecomatlán, llegó un destacamento de policía a vigilar. Este destacamento se componía de varios elementos y era comandado por un sujeto grande y gordo, muy cachetón y usaba lentes oscuros, era notoria su presencia.

Yo tenía un amigo que era muy agudo para describir a las personas: en seguida me hizó ver sus rasgos caracterísiticos y algunos detalles más como el grosor de sus labios y naríz. También me hizó ver su ridicula actitud de "jefe" malpuesto. Este amigo tenía además muchas habilidades y un día que caminabamos en el monte me dijo: este tronco me gusta, lo voy a cortar, ayudame.
Cortamos el árbol y le sacamos varios troncos gruesos, nos lo llevamos al pueblo y mi amigo se encerró muchos días sin decir que es lo que hacía.

En pocos días iniciaría el carnaval. Muchos saldrían con sus máscaras y mi amigo era un ferviente bailador de carnaval.
Un día antes de comenzar el cárnaval, el sabado anterior al miercoles de ceniza, me buscó y me enseñó la mascara que acababa de construir con uno de los troncos que cortamos: era la misma cara del comandante de policía: sus prominentes cachetes, su color, su nariz ancha y sus ojos desorbitados. Todo era perfecto más una pizca de ridicules, que no se exactamente en que consistía.


El domingo salió con ella puesta y bailó por el pueblo al son de un trío huasteco que tocó hasta la media noche los sones de carnaval que tanto nos gustan. El lunes afinó el disfrás: se puso un uniforme de policía, se colgó una grán pistola de madera y salió a bailar todo el día. Pero se esmeró en pasar frente a la comandancia varias veces.
Todos reconocimos que su máscara era la misma imagen del comandante cacheton y antipatico de Zontecomatlan.


El rumor entre la gente del pueblo ya no se soportaba, pues el comandante era además un tipo rudo y su antipatía no era gratuita: amenazaba, maltrataba, mutilaba, ejercía un oficio indignamente y se hacía "respetar" a través de la violencia. Y el rumor hablaba de una máscara identica a su rostro bailando en las calles y mofandose de él.

Nuestro amigo se acercó tanto que el comandante lo miró y llegó a ver su indignación y enojo en el rostro, pero nuestro amigo se fue corriendo y se mezcló entre la multitud de enmascarados que no pudieron sacarle. Se escabulló entre la niebla y lluvia.
Días despues me comentaba la divertida que se paró. La gente del pueblo lo disfrutó también mucho y el comanadante fue el único en ridículo."

De ahí, que el carnaval sea esto: un disfrás para ridiculizar a quién se siente poderoso. Un disfrás para burlarse de aquellos que cren que son más y en realidad no lo son. Un disfrás para divertirse y llevar al dieblo dentro" Este relato tan ejemplificante se lo debo a Elfego Villegas, amigo entrañable, músico y contador de historias de Zontecomatlán, Ver.

A manera de colofón: el carnaval de la huasteca está dedicado al diablo. Literalmete, entonces, el diablo anda suelto esos días previos al miercoles de ceniza. Pero ese desfogue significa una oportunidad de vida y alegría a los habitantes de la huastec alta. Nada que ver con lo que en otros lares hacen los disfrasados.

miércoles, 3 de febrero de 2010

2010 ... Un México para reconstruir



Otro árbol sobreviviente.
Un aparente campo cultivado ha arrazado con cientos de hectáreas de bosque. Aún así, no somos lo suficientemente productivos. Derrochamos y no regresamos lo que la tierra nos ha dado.


Desde 2006 la gente se manifiesta en las calles del DF y de todo el país. Las mujeres aparecen como lo han hecho otras veces, solo que ahora tienen la consigna de hacerse notar y no ser las simples "Adelitas" que acompañan a los "revolucionarios". Son protagonistas y no alardean de nada, simplemente cantan consignas y se esparcen a la historia.



Las manos son el instrumento más sencible de la humanidad. Su cuerpo es la expresión del espíritu. Mirar los torsos, los rostros, los nudos intrincados de la conciencia que se piensa a si misma racional, la ingenuidad... finalmente para el arte no existe la racionalidad.



Y del ensayo del TCUNAM
surgen imágenes de amor...




que contrastan con los temlos caidos y las naves de templos que resguardan la infamia de más de medio milenio: inquisición, quema de brujas, negación de la sexualidad, hipocresía barata. El Vaticano es uno de los paices mas ricos de este planeta, adivina quien paga esa riqueza.


Una familia se dirige al zocalo capitalino en protesta por la carestia, el desempleo, la marginación, el engaño, la difamación, la acumulación extrema de capital de unos cuantos, la venta de los bienes nacionales, la hipocresía del estado, el mal manejo de un gobierno espurio, la falcedad de los principos de gobierno. No nos dejamos engañar hace rato, las maquinas limpia conciencisa (televisa) no lo puedentodo.

Un esfuerzo común...