sábado, 28 de noviembre de 2009

Sur de Veracruz, o el fandango jarocho

Decir sur de Veracruz es penetrar una tierra brava y tenaz, de gente decidida y clara, con metas muy precisas como jamas las había vislumbrado y entonces miro lo logrado. Más de 30 años de un movimiento que en contra de las corrientes institucionales, comerciales, de abandono, sin recursos, sin apoyo externo, sin que nadie mire, adentro de sus pobladores se gesta una gran valoración de su cultura y tradición. El llamado movimeinto jaranero (titulo rehazado por algunos) o lo que es lo mismo: la vanguardia de la conservación de una tradición, se hace presente en este siglo trayendo consigo un par de siglos (por lo menos) en su haber. Esto tan solo es una probada, y al contrario de otras veces quiero comenzar con un video.
Hace más de 20 años fui invitado a grabar a Boca san Miguel, este es uno de mis enormes encuentos conmigo mismo, aqui una probadita.
video
Este video es una muestra de que es posible entender a través de los ojos y pensamiento de los hombres milenarios que habitan este espacio. Don Mario Vega narra en pocas palabras la vocación a que se asume: músico de corazón. Don Mario no se da cuenta a cuantas generaciones suyas ya ha transmitido su gusto e inspiración. Yo conte 4 hace 20 años, creo que ya pueden ir mas si contamos hacia arriba y hacia abajo.

Andrés Vega es hoy día uno de los viejos patriarcas de la tradición musical jarocha. Como lo fue su padre (don Mario Vega) o como lo fue el mismo Arcadio Hidalgo pocos años antes.
Boca San Miguel es la cuna de esta rama de tradición y como su escencia, nos posibilita a actuar como verdaderos inconformes con los tiempos modernos: tenemos raíz, somos escencia, podemos reconstruir la vida a partir de lo que creemos, somos entonces creadores de nuestro propio universo.

En la foto las 3 mujeres son personajes del son jarocho. La una nieta de don Mario (Martha Vega), de las otras dos mi cariño por llegar a ser verdaderas protectoras del son y el fandango.


Si miraron el video, Fredy es el adolescente que años depués aquí nos recibe en su casa y de Martha Vega.


La niña de Boca San Miguel es una especie de aparición que concurre al lente de mi cámara de forma sistemática. La gracia es un don, ella bailó toda la noche y seguía participando de todos los quehaceres hasta el otro día.


Una imagén de ese fandango tan sonado... Son las 4 am, y el fandango no tiene tiempo.

De nuevo, la niña de Boca aparece junto al río después de bailar como si nada por la mañana.

5 comentarios:

  1. Que hermosas fotos Antonio, realmente son ventanas a ese mundo que solamente en sueños nos imaginamos antes de volver al mundo de la explotaciòn cotidiana. Son ventanas-sueños que al despertar convertimos en ilusiones.

    ResponderEliminar
  2. Lo que me asombra de ti, es la capacidad de asombro que tienes; no se te escapa nada de la belleza.

    ResponderEliminar
  3. ola!!!
    disculpame la intervencion tan brusca. pero esq buscando cosas de fandango me necontre con esto...
    yo soy una seguidora d los fandangos me encanta el son.
    toco, bailo y pertenesco a un grupo d la region d los tuxtlas, me gustaria acer q esto continue y nunk c pierda, y darle a mi grupo(q x cierto son señopres mayores) un empuje mas apropiado a lo q ellos se merecen.

    ResponderEliminar
  4. Buscando materiales para una serie televisiva dí con este blog cuyas imágenes despiertan mi estupor por entrañables y de belleza cierta. Me digo que el autor sólo puede ser el mismo Toño Castro con el que mi hermano Saúl y yo compartimos un tiempo de espléndida locura en el Tabasco de 1985.

    Un abrazo y felicitaciones seas o no aquel recordado Toño

    Elva Morales
    elvarosamorales@hotmail.com

    ResponderEliminar