jueves, 28 de mayo de 2009

Tiempo de Muertos y Agradecimiento por la Cosecha

Asi como existe un tiempo para la siembra y pedir a los Dioses del monte y del trueno por la lluvia y la buena fortuna para las semillas y los vivos, existe también un tiempo para agradecer a los Dioses del inframundo por haber regalado una buena cosecha. También es tiempo de pedir a los mismos Dioses, el cuidado de las almas de nuestros muertos...

En la Huasteca, que no son muchas sino una sola identidad, la gente agradece en los primeros fríos - es decir, cuando los dioses del inframundo se hacen presentes- por las bondades recibidas. Junto con ellos vienen los familiares muertos de visita y siempre es bueno ofrendarles velas, inciensos, bordados a mano, frutas, aguardiente, flores, tamales, mole, carnitas, aguardiente, rezos y un arco por donde pasarán al mundo de los vivos por unos días.


El maíz es tal vez, el elemento más antiguo de la cultura milenaria de la huasteca y los pueblos descendientes de las culturas prehispanicas. En torno a este elemento se crean muchos relatos y mitos que rememoran la creación del hombre y el mundo. La siembra del maíz sigue siendo un ritual que revive esa continuidad del universo desde antaño hasta nuestros días, por ello también las cañas de maíz, los atoles, el balche, las mazorcas y semillas, están presentes en los altares de Xantolo. Además, el maíz es la principal parte de la cosecha que se agradece.
Decir Xantolo en la Huasteca es decir espiritualidad desbordada por los pueblos, música para los muertos, aromas de velas y zempazuchitl, cantos nahuas y otomies, vestidos blancos, caminatas con ollas llenas de alimentos al cementerio... Xantolo es uno de los ejes míticos del mundo antiguo que sigue vivo en el corazón de los pueblos huastecos y en el nuestro también.
Estas fotos las realice en la las comunidades cercanas a Chicontepec en noviembre de 1989. Agradezco a sus habitantes por ellas y también les agradezco compartir su visión del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada